lunes, 30 de noviembre de 2009

Museo Internacional de la Poesía Manuscrita

12/08/2009
Agosto en La Carolina

Atesora el Museo de la Poesía, 1.700 manuscritos originales y unos 900 libros en la singular Biblioteca. En su segundo aniversario, se reúnen escritores, como homenaje al poeta Juan Crisóstomo Lafinur.

Al acercarnos a La Carolina, una magia envuelve al viajero. Desde su diversidad paisajística, al potencial de sus entrañas, donde el mineral albergó leyendas y realidades, se suma ahora algo tan profundo como la poesía y a unos 2.000 metros de altura.

A dos años de la inauguración del Museo de la Poesía, como homenaje a Juan C. Lafinur, tras 183 años de exilio, estamos recordando. Es importante destacar que además, se acerca un nuevo aniversario de la Fundación de San Luis y desde el programa Cultura, se ultiman detalles para el festejo. Amerita dar a conocer en estas líneas, el Museo de la Poesía Manuscrita, un Complejo Cultural tal vez único en el mundo por sus características, que ha sido visitado por más de diez mil personas de todos los rincones del país, contando visitantes de Alemania, Nigeria, Estados Unidos, Panamá, Francia, Uruguay, Chile y España, entre otros.

El Museo de la Poesía de La Carolina
A diferencia de otros museos, que albergan además objetos, muebles, vestimentas y variados elementos, el de La Carolina, erigido con materiales de la zona, tiene fragmentos originales de autores de reconocido prestigio en el mundo de las letras. Sobreviven en una conjunción perfecta, más de 1.700 manuscritos y unas 900 obras poéticas en la singular Biblioteca. Cuenta con un café literario, personal capacitado, base de datos, inventarios y procesamientos técnicos, además de servicio de Internet y sala de audiovisuales. Nos llamó la atención la excelente instalación vidriada para alojar textos del mismo Juan Crisóstomo Lafinur, de Jorge Luis Borges, su sobrino nieto, que supo recordar en distintos momentos a su ascendiente, como en el soneto que lleva su nombre y que Borges incluyó en "La Moneda de Hierro" de 1976, que transcribimos:

Juan Crisóstomo Lafinur (1797-1824)

“El volumen de Locke, los anaqueles,
la luz del patio ajedrezado y terso,
y la mano trazando, lenta, el verso:
La pálida azucena a los laureles.
Cuando en la tarde evoco la azarosa
procesión de mis sombras, veo espadas
públicas y batallas desgarradas;
con Usted, Lafinur, es otra cosa.
Lo veo discutiendo largamente
con mi padre sobre filosofía
y conjurando esa falaz teoría
de unas eternas formas en la mente.
Lo veo corrigiendo este bosquejo,
del otro lado del incierto espejo”.

De “La Moneda de Hierro”, Jorge Luís Borges
En las Obras Completas de Borges, editada en 1996, podemos leer un párrafo singular, referido al poeta de La Carolina…”trató de reformar la enseñanza de la filosofía, purificándola de sombras teológicas y exponiendo en la cátedra los principios de Locke y Condillac. Murió en el destierro; le tocaron, como a todos los hombres, malos tiempos en que vivir”.

Ricardo Rojas, aportó sus conceptos en la Historia de la Literatura Argentina, editada en 1924, al decir de Lafinur que “solo un talento natural, nutrido, flexible y claro, puede haber compensado esa brevedad de su vida, hasta conferirle una celebridad centenaria”

En el Museo de la Poesía Manuscrita, hay obras expuestas de autores locales y regionales, además de Jorge Luis Borges, Manuel Mujica Lainez, Ernesto Sábato, Fermín Estrella Gutiérrez, Rafael Alberti, Juana de Ibarbourou, Pedro Mardones Barrientos Antonio Esteban Agüero y escritores de diversos puntos cardinales.

A escasos metros del lugar en que nació Lafinur, se encuentra este imponente complejo cultural, integrado al paisaje, que nos impregna de paz los ojos y el alma. Desde el entorno dominado por los cerros de Sololosta y Tomolasta, donde algunos aventureros, pueden realizar deportes extremos, hasta el puente, el laberinto Borgiano, o el mismo interior del Museo, el encanto invade al viajero, con las voces perdurables de los poetas.

Perpetuarnos en el tiempo, es el anhelo de todos y cada uno lo puede lograr desde su impronta. Aquí, se amalgama el paisaje con el homenaje a uno de sus hijos dilectos y las creaciones de los que se fueron, con los que aún hacen de la escritura y el don de la palabra, un modo de vivir y ser feliz.
Los originales que llegan, se multiplican junto a las ediciones de cada autor y no solo de Argentina, sino de variadas latitudes, como Chile, Cuba y España, entre otros, destacándose además, los poemas ilustrados del poeta de La Carolina, en cuadros de Guillermo Roux y Carlos Alonso. Un motivo de orgullo es contar con 41 manuscritos de puño y letra de Juan Crisóstomo Lafinur, rescatados hace poco tiempo, que fueron escritos entre 1819 a 1823.

Un acto de justicia para un espíritu selecto
A pesar de su corta vida, Lafinur nos dejó la riqueza de sus poemas de diversos estilos literarios y luego de concretarse la gestión de repatriación de sus restos desde Chile, tras 183 años de exilio y gracias al tesón del Gobernador de San Luis, Dr. Alberto Rodríguez Saá, el poeta, músico, filósofo, héroe y docente, reposa en un patio diseñado especialmente, frente al edificio que le rinde un homenaje imperecedero.

Allí hubo autoridades que vinieron acompañando sus restos desde Chile, personas que ayudaron a concretar ese paso del exilio injusto a la gloria merecida, soldados de impecable uniforme, cadetes de la escuela de policía “Juan Pascual Pringles”, que custodiaron celosamente el ánfora con los restos mortales del prócer, agrupaciones gauchas de todo el país, descendientes del poeta, familia Melián Lafinur, diversas entidades culturales, historiadores, ex Combatientes de Malvinas, comunidad educativa y ese pueblo que siguió con respeto y solemnidad cada paso de la ceremonia.

Algunos detalles de la Inauguración
El Museo de la Poesía Manuscrita Juan Crisóstomo Lafinur, fue inaugurado en un emotivo acto, el 8 de agosto de 2007. Lo presidió el primer Mandatario Provincial, Dr. Alberto Rodríguez Saá, junto a autoridades, escritores, gente de la cultura y lugareños.

Durante la inauguración se pudieron escuchar 'en off' algunos poemas musicalizados que integran el CD titulado ‘Tributo a Lafinur’. Este compacto cuenta con las voces de Borges (quien fuera sobrino nieto del homenajeado), Thelma Biral, Sergio Renán, Esther Goris, Juan Palomino y Lito Cruz. Estuvieron presentes los poetas mendocinos Carlos Levy y Andrés Oliver, el chileno Arturo Volantines y, representando a los puntanos, Gustavo Romero Borri y Sara Goldstein de Tapiola, entre otros escritores.

Para cerrar el acto habló el gobernador de San Luis, quien señaló entre otros conceptos, que el proyecto del museo es parte de "la restauración de la memoria cultural de los puntanos" y que uno de los propósitos es que "se transforme en un lugar de encuentro y en un visitado paseo cultural", denominándolo más adelante, como un ‘ámbito de libertad e inspiración’.

Don Juan María Gutiérrez, quien en 1860 publicó su biografía, lo llamó ‘El poeta romántico de nuestra época clásica" ya que Lafinur, además de sus poemas civiles, patrióticos, escribió poesía amatoria.

Ernesto Morales en su Antología poética argentina, publicada en 1943, incluye los poemas “Canto elegíaco” y “Canto fúnebre” a la muerte del general Belgrano y la Oda “A la libertad de Lima”. Hubo varios homenajes antes de que sus restos regresaran a su Carolina natal, presentaciones de libros, disertaciones para analizar sus versos y su prosa, jóvenes adentrándose en este talentoso autor, para recitar sus poemas y cantar estrofas en su honor.

También María Kodama (viuda de Borges) asistió a brindar una Conferencia, presentada por el locutor Antonio Carrizo, obsequiándole al gobernador, ejemplares de la reconocida publicación ‘Proa’. Apadrinó con su prestigio intelectual el Museo ‘por ser de alguna manera descendiente política de Lafinur a través de Borges’, señaló entonces el Dr. Alberto Rodríguez Saá. Además, familiares del poeta y varios escritores viajaron especialmente hasta La Carolina, para ofrendar sus creaciones y compartir el espíritu poético que vive entre los valles. Los homenajes se suceden y este año, ya se encuentran ultimando los detalles para otro acto, en este Museo de singular belleza y rico legado cultural. Algo sobrio pero significativo y de profundo contenido literario.

Recuerdos del primer Aniversario
En 2008, al celebrarse el primer aniversario del Museo y el 184º Aniversario del fallecimiento del prócer puntano, Juan Crisóstomo Lafinur, hubo un acto recordatorio y el Museo sumó un trabajo escultórico significativo en su acceso. Se inauguró entonces el “Paseo de las Esculturas”, conformado por 16 trabajos del artista reconocido internacionalmente, Nicolás Antonio Russo, autodefinido bajo el seudónimo de Nicolás Antonio de San Luis. Las esculturas fueron confeccionadas originalmente en yeso y transferidas a bronce por el fundidor y escultor nacido en Villa Mercedes, Prof. Hugo Sayavedra.

El Profesor José Villegas, investigador, historiador y docente, presentó su libro Juan Crisóstomo Lafinur: "El señor de las ideas" una publicación de 224 páginas. Cuenta con imágenes de ediciones originales, poesías inéditas de Lafinur, manuscritos, testimonios, rúbricas, la participación en la Sociedad Valeper y una abundante bibliografía.


Destierro y gloria para un puntano ilustre
Generalmente, cuando hacemos homenajes, necesitamos de cierto rigor histórico en nuestros textos. Por esto, al hablar del poeta de La Carolina, nos ha parecido coherente tomar los datos, de une especie de proclama que se encuentra al ingreso del sitio que lo vio nacer y del que ampliando una foto, podemos leer textualmente:

“En este hermoso valle de La Carolina, el 27 de enero de 1797, nació Juan Crisóstomo Lafinur y aquí vivo sus primeros años.
Su padre, don Luis Lafinur, al mando de Sobremonte, había venido a administrar las minas famosas por su riqueza aurífera. Como todos los jóvenes de entonces, Lafinur fue enviado a estudiar a Córdoba. Ingresa al Colegio de Monserrat, donde alcanza el título de Maestro en Artes. Brilló por su inteligencia e intrepidez.
Al paso del General Manuel Belgrano por esa ciudad, Lafinur se incorporó al Ejército del Norte, hasta su disolución. En 1817 se encuentra radicado en Buenos Aires. Gana el concurso para ocupar la cátedra de Ideologías del prestigioso Colegio de la Unión del Sud, con una brillante exposición.
Reniega de la escolástica, que solo concibe la filosofía como una disciplina sucedánea de la teología. Debe abandonar la Cátedra, renunciando a ella en 1821.
Se radica en Mendoza, donde se encarga de dictar las cátedras de filosofía, literatura, música y francés, en el Colegio de la Santísima Trinidad.
Nuevamente las intrigas y esta vez con la ayuda del Cabildo de Mendoza, atacan al puntano ilustre, que es expulsado de Mendoza.
Después de un breve paso por San Juan, se dirige a Chile, para vivir en el destierro. En Chile encuentra la serenidad intelectual, el título de abogado, la felicidad del amor. Colabora en periódicos y ejerce la abogacía.
En 1824, cuando tenía 27 años, un accidente lo lleva a la muerte.
Fue poeta, pensador, patriota y publicista. En él, convivieron dos épocas: la colonial y la revolucionaria. Dos corrientes de ideas opuestas luchaban en el tiempo histórico en que la breve vida de Lafinur, cumplió un destino de relámpago.
Es el primer poeta que la cultura de San Luis, reconoce como tal”

Ahora los restos del multifacético Lafinur, descansan frente al museo, en un patio ajedrezado igual al que Jorge Luis Borges -su sobrino nieto- imaginó en el poema que lleva su nombre. Y año a año, se multiplican las voces para honrar al “soldado de las ideas”.

Un homenaje especial en el 2º aniversario

Para homenajear a Mario Benedetti, el poeta recientemente fallecido a los 88 años, se proyectará el video “Palabras verdaderas”. En él, hay testimonios de escritores como Juan Gelman, Eduardo Galeano, José Saramago y Joan Manuel Serrat, entre otros. Benedetti, nos habla aquí de su infancia, sus compromisos, el exilio, el “desexilio” y los cambios que trajeron para él y su ciudad, Montevideo.
Nota: Este acto fue suspendido, por los incendios que se acercaron peligrosamente a la falda del Cerro Sololosta. No obstante, nuestro homenaje permanente a nuestros poetas latinoamericanos, que enriquecen el Museo.-

Creatividad y exilio de Mario Benedetti
Mario Benedetti nació en Paso de los Toros (Tacuarembó, Uruguay) el 14 de septiembre de 1920. Su familia se trasladó a Montevideo cuando tenía cuatro años. Se educó en el Colegio Alemán de Montevideo y el Liceo Miranda y comenzó su trabajo periodístico en medios locales.

La revista “Número” es clave para su formación, compartiendo páginas con escritores de la llamada “generación del 45” o “generación crítica”. Su primer ensayo, “Peripecia y novela”, se publicó en 1948 y un año más tarde, vio la luz su primer libro de cuentos, “Esta mañana”, para continuar con el de poemas “Solo mientras tanto”.

En 1953 aparece “Quién de nosotros”, su primera novela, pero es el volumen de “Cuentos Montevideanos”, publicado en 1959, el que lo consagra como escritor y que muestra las principales características de su personal narrativa.

Con su siguiente novela, “La tregua”, que apareció en 1960, Benedetti adquiere proyección internacional. Fue traducida a diecinueve idiomas y llevada al cine, el teatro, la radio y la televisión, además de tener más de un centenar de ediciones.

Este intelectual de gesto bondadoso, muy comprometido con su época, publicó más de 80 títulos y nos dejó textos, inteligentes y cálidos, que fueron leídos hasta por sus propios adversarios. Su creación literaria, recupera un país que ha transitado no solo el costumbrismo, sino también el dolor de las épocas difíciles de la dictadura.

Hay mucho para decir sobre él ya que a su intensa labor de escritor y periodista, se sumó una activa participación política.

Al igual que nuestro poeta Juan Crisóstomo Lafinur, Mario Benedetti, también conoció el desarraigo y un largo exilio, que durante doce años, lo llevó a residir en Argentina, Perú, Cuba y España. Esto, dio lugar también a ese proceso bautizado por él como “desexilio”: una experiencia con huellas tan profundas en lo vital como en lo literario.

Benedetti transciende más allá de los libros. Sin embargo solo recibió tres reconocimientos: en 1949, el premio del Ministerio de Instrucción Pública, en 1987, recibió la "Llama de oro de Amnistía Internacional" por su novela "Primavera con una esquina rota" y el tercero, es para alguien de una sensibilidad exquisita, tal vez el más deseado: el reconocimiento perenne de la gente por su obra.

Sus historias, poesías y cuentos han sido adaptadas al cine, teatro, radio y televisión. Muchos de sus poemas han tomado forma de canción, junto a Daniel Viglieti, Silvio Rodríguez o Joan Manuel Serrat. Sus poesías han entrado en el cine de la mano de Eliseo Subiela, en aquella maravillosa "El lado oscuro del corazón" y más recientemente en "Espabílate amor".

Hubiéramos querido tenerlo con nosotros, compartiendo el aniversario entre escritores y amigos, pero este escritor, poeta y ensayista, nos dejó el 17 de mayo a los 88 años y por eso, lo recordamos y homenajeamos con un trabajo documental de Ricardo Casas, que cuenta con la participación especial de Miguel Ángel Solá.


Una invitación del Museo, para preservar el alma de Lafinur
En este marco de evocaciones, la invitación continúa abierta a todos los poetas a que participen con un ejemplar de algunos de sus libros autografiado y un poema propio o un fragmento “de puño y letra”, que será custodiado y admirado permanentemente, porque la idea central es que el Museo, sea un sitio de exposición de poetas vivos que escriben en lengua hispana.
Solo debemos comunicarnos con el Museo de la Poesía Manuscrita “Juan Crisóstomo Lafinur”, La Carolina (C.P: 5701) San Luis, Teléfono 02652-452000 interno 8910, o vía e-mail a museodelapoesia@gmail.com


Conocer Carolina
Carolina, era un pueblo minero, fundado en 1792 por el Marqués de Sobremonte, entonces gobernador intendente de Córdoba y del Tucumán, intendencia a la que pertenecía San Luis en el Virreinato del Río de la Plata. Intervino las minas de oro y llamó a la villa La Carolina, en honor a Carlos III, de la Dinastía Carolina de España. Aunque hay muchas leyendas sobre el destino final del mineral, se dice que por aquellos años, Bartolomé Arias Renzel descubre las minas de ‘San Antonio de las Invernadas’, posteriormente ‘La Carolina’. Se extraía el oro que se llevaba a Chile y se acuñaba en la Casa de Moneda de Santiago.
La Carolina, está situado a 80 Km al Norte de la Ciudad de San Luis. El pueblo tiene unos 250 habitantes y suma unos 1000 habitantes dispersos entre las zonas aledañas como El Arenal y Cañada Honda, entre otros. Sobre la base del Cerro Tomolasta, de 2.018 metros sobre el nivel del mar, y encerrada por los brazos de dos arroyos, se halla el casco principal del pueblo. Las casas conservan aún un aspecto colonial, con caminos sinuosos, veredas pedregosas, altas y angostas.
La nieve, suele coronar los cerros en invierno y hace honor al dicho de “año de nieves, año de mieles”, cuando el brote de pasturas, verbenas y cortaderas, le dan un toque diferente al paisaje primaveral.

Y allí, nos regresa la magia de Lafinur, el poeta de Carolina, con una estrofa de su poema ‘A una rosa’

"Señora de la selva, augusta rosa,
orgullo de septiembre, honor del prado,
que no te despedace el cierzo osado
ni marchite la helada rigurosa."


Turismo Rural en La Carolina
Carolina, cuenta con paisajes en que la naturaleza se muestra pura y en todo su esplendor y se puede acceder por la Ruta Provincial Nº 9.

Aunque la vieja mina de oro está abandonada, los viajeros equipados especialmente, hunden sus botas de goma en el río cercano y tal como lo hacen los pobladores, buscan oro lavando sus pailas con técnicas tanto rudimentarias como primitivas. Los más audaces, se internan en el túnel principal, Para ver si pueden llevarse una mínima partículas del preciado mineral dorado.

Para quienes deseen disfrutar de unos días apacibles con un alto nivel de alojamiento y gastronomía, está a unos 7 kilómetros, Estancia Rama (02652-447480). Un poco más alejada, la Hostería “Las Verbenas” (02652-430918), entre rocas volcánicas y un agreste paisaje, es renombrado por su gastronomía casera. Organiza cabalgatas con baqueano, hasta el Salto de la Negra Libre, al Cajón del Río Grande y paseos por el paisaje campestre que circunda el establecimiento.

El Albergue de montaña “Rincón del Oro”, (02651) 490212 de estilo hostel estudiantil para 56 personas que administra el Municipio, prepara excursiones especiales. Está habilitada además “La Posta del Caminante”, (02651) 490223, hay sitios para acampar, rincones de venta de dulces caseros y artesanías, además de sectores de exposición de minerales y elementos que usaron los mineros antiguamente, todo muy apreciado por los visitantes y fotógrafos.

A 20 kilómetros, en la Gruta de Inti Huasi (Casa del Sol), se encuentran vestigios de las Culturas Originarias, como para completar un recorrido inigualable.

Es importante señalar, que hace pocos días, el Gobernador adelantó que próximamente se llamará a Licitación, para pavimentar un importante tramo entre San Francisco a Carolina. Más servicios para mejorar la calidad de vida de los habitantes y los turistas que visitan esta hermosa comarca, durante todo el año
Entre cabalgatas y travesías, se puede también conocer Pampa de las Invernadas un lugar único y solitario, de imponente belleza.

Para los que desean integrarse a una celebración popular, en el calendario de la Fiesta de los Pueblos, sobresale la que reúne para el primer fin de semana de enero, lo mejor de la gastronomía, deportes, actividades sociales y culturales, finalizando con la coronación de la Reina del Oro.

San Luis, es un destino y La Carolina, es una posibilidad para descubrir una plaza turística distinta, imposible de olvidar. Quienes deseen obtener más información, su municipio cuenta con una página web para consultas: http://www.carolina.gov.ar/
info@carolina.gov.ar

Teléfono desde Argentina: 02651-490212 (8 a 14hs)
Teléfono desde el exterior: 0054-2651-490212 (8 a 14hs)

A todo lo comentado, se suma el servicio de Wi Fi gratis, como en el resto de la Provincia, ya que la sociedad del conocimiento y la información es un hecho tangible en San Luis. Carolina, es una hoja de ruta obligada para turistas y obviamente, para quienes encuentran en la literatura un bálsamo para el espíritu.

Y entre los poemas de Juan C. Lafinur y el majestuoso paisaje que circunda al Museo, Mario Benedetti nos recuerda desde algún sitio, tal vez, entre los cerros de La Carolina, la manera en que describió sus "estados de ánimo"

"Unas veces me siento
como pobre colina
y otras como montaña
de cumbres repetidas.

Unas veces me siento
como un acantilado
y en otras como un cielo
azul pero lejano."

Y en ese mundo poético sin límites, Eulogia Nieto, que fuera esposa de Juan Crisóstomo, se une con sus memorables palabras, para decir “dicen que en Chile, ha habido hombres inteligentes y hábiles; pero ninguno se ha parecido a Lafinur”.

Texto: María Evelia Pérez Nicotra
Publicado en: www.sanluis.gov.ar

3 comentarios:

  1. Un blog muy interesante. El artículo sobre Lafinur es un homenaje -siempre merecido- al soldado de la Patria y prócer de la independencia, al filósofo, escritor y poeta...
    El joven Lafinur, ejemplo imperecedero para nuestros jovenes de hoy.
    El joven Lafinur, constante indagador, batallador sin tregua, hacedor, artista y rebelde inconformista de su tiempo.
    Felicitaciones a María Evelia Pérez Nicotra.

    Norberto Federico Fernández Lauretta. Presidente de la Sociedad Argentina de Escritores-S.A.D.E. seccional provincia de San Luis. sadeprovinciadesanluis@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la amabilidad. Continuemos en contacto.

    ResponderEliminar
  3. soy uno de los tantos que mandamos nuestros escritos a ese hermoso lugar q un dia conocere y de los primeros me emociona q mis pensamientos esten detras delos cristales mi nombre miguel angel tortorello pertenesco a sade dereuniones clamor y ministerio para la poesia www.poetasclamor.com.ar ademas en casa de lacultura de merlo y padua b.s a.s

    ResponderEliminar